top of page

Cómo un regalo inesperado de sus padres le cambió la vida: Tomás Etcheverry...

El argentino que está destacándose en Roland Garros 2023.



El verano de 2005 quedó marcado en la vida de Tomás Etcheverry, un joven tenista de 23 años originario de La Plata, Argentina, que sorprendió al mundo al llegar a los cuartos de final del prestigioso torneo de tenis, Roland Garros. Durante esos cuatro meses en Cariló, un regalo familiar inesperado despertó su amor por el tenis y cambió el rumbo de su vida para siempre.


En aquel entonces, Tomás, con tan solo 5 años, era un apasionado del fútbol y ferviente hincha del Club Gimnasia y Esgrima La Plata. El tenis no formaba parte de su vida, hasta que sus padres decidieron pasar el verano en la costa bonaerense debido al negocio de bijouterie de su madre, Lía. Para mantener a Tomás entretenido, le obsequiaron un "tenis orbital" como regalo de Reyes, aquel popular juego playero que consta de una pelota atada a un palo y una paleta.


Ese simple obsequio cambió el curso de la vida de Tomás de una manera inesperada. Un juego de playa fue el inicio de una aventura que se convertiría en su gran pasión. Hoy, en Roland Garros, Tomás está dejando su huella y se ha colado entre los ocho mejores tenistas del Grand Slam parisino después de 18 años de esfuerzo, dedicación y un inmenso apoyo familiar que le permitió abrirse camino en el competitivo circuito de la ATP.


Tras el regreso de la familia a La Plata aquel mismo año, Fernando y Lía tomaron la decisión de inscribir a Tomás en una escuela de tenis para que pudiera dar sus primeros pasos en el deporte. Fue así como comenzó en las canchas de Open Tenis en Villa Castells, ubicadas en 8 y 496. Posteriormente, se unió al Club Hipódromo y encontró en su primer entrenador, Gustavo Merbilhaa, a alguien que marcaría su camino hacia el tenis profesional.


Desde aquellos humildes comienzos, Tomás ha superado numerosos desafíos y obstáculos. Ha invertido incontables horas de entrenamiento, ha enfrentado derrotas y ha saboreado la victoria en repetidas ocasiones. Sin embargo, siempre ha mantenido vivo el fuego de su pasión por el tenis.


El apoyo de su familia ha sido fundamental en su trayectoria. Fernando y Lía, conscientes del talento y la determinación de su hijo, han estado a su lado en cada paso del camino. Han sacrificado tiempo y recursos para que Tomás pueda competir en torneos, acceder a una formación de calidad y tener las herramientas necesarias para desarrollarse como tenista profesional.


Tomás Etcheverry es un claro ejemplo de que la dedicación y el apoyo familiar pueden impulsar los sueños hasta alcanzar límites inimaginables. Su historia es una inspiración para todos aquellos que se enfrentan a desafíos aparentemente insuperables. Su éxito en Roland Garros no es solo suyo, sino el fruto de una red de personas que creyeron en él.


El respaldo incondicional de su familia ha sido una fuerza motriz en la carrera de Tomás Etcheverry. El amor, el aliento y la confianza que ha recibido de sus padres y seres queridos han sido pilares fundamentales en su viaje hacia el éxito. Han estado allí en cada competencia, animándolo desde las gradas y brindándole palabras de aliento en los momentos difíciles.


Su apoyo constante y su creencia en su talento le han dado la fuerza y la determinación necesarias para enfrentar los desafíos del tenis profesional. El camino hacia el éxito puede ser arduo y solitario, pero el apoyo de la familia puede hacer una diferencia significativa, impulsando a los atletas a alcanzar nuevas alturas y convertir sus sueños en realidad. Tomás Etcheverry es un testimonio vivo de la importancia del respaldo familiar en la búsqueda de la grandeza deportiva.


Equipo TOA!



5 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page